Blogia
The World of Pikifiore

En el Capricho

En el Capricho

En la tregua que este fin de semana nos ha dejado la lluvia, Marcos me recogió en mi casa y me llevó a un sitio al que yo quería ir desde hacía tiempo y que por diferentes circunstancias no había podido conocer, el parque del Capricho en las afueras de la capital. Un parque del siglo XVIII, gran desconocido incluso para los que aquí vivimos al no poseer la buena situación de otros verdes lugares como el Retiro.

La tarde no era agradable, hacía frío y el cielo encapotado amenazaba con volver a dejar caer agua sobre nosotros, pero la atmósfera se me hizo amiga en seguida. Pasear bajo esos árboles entre dos luces, oír el agua que caía en pequeñas cascadas o contemplar el decrépito palacio que corona uno de los caminos, me hizo retroceder en el tiempo. Pensé en aquel lugar en un día soleado, mientras invitados ilustres en pequeñas barquitas se apeaban en el embarcadero a los pies del salón de baile construido en la orilla mientras una pequeña orquesta les invitaba a entrar...

La tarde nublada y la poca gente que había, le daban un aire abandonado al lugar, pero al mismo tiempo muy atrayente.

Me gustó el detalle de Marcos, que sabía de mis ganas por conocerlo. Desde el pasado mes de junio, hemos pasado muy poco tiempo juntos y le echaba de menos. Paseando con él, me pregunté que hubiera ocurrido si no llego a superar la dependencia que el año pasado demostré hacia él, esa confusión que me hizo creer que podía haber amor donde sólo hay amistad.

Cierto que nos hemos alejado, pero las circunstancias así son. Su novia es algo celosa, y yo no quiero ser fuente de discusiones. Y él por otra parte, siente que puede ser molesto para Pete, siendo éste incluso su mejor amigo. Lo cierto es que juntos seguimos estando igual de bien que siempre.

Y por tardes como esa, merece la pena esperar.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

kamala -

Buenos días Fiore. Tienes razón, yo que soy madrileña tampoco conocía ese parque, y tiene pinta de ser precioso.

Me alegro de que digas eso de que con Marcos había confusión, porque así podéis continuar siendo amigos. Los amigos, ya te lo digo yo, se cuentan con los dedos de una mano.

Bueno, ya te dije que quería escribirte un email, pero mi ordenador se ha estropeado otra vez. Como ya no tengo el blog (bueno, lo tengo, pero como si no lo tuviera) para quejarme, hago mi queja por aquí jejeje, pero que sepas que te espera una buena parrafada cuando pueda, ¿vale? Dejar algunas cosas escritas por aquí no me parece bien... mejor un correíto.

Bueno, un beso fuerte. Espero que estés bien.

Willyfoggy -

Bonito parque compañera...he estado allí muchas veces y, estoy contigo, tiene algo de especial...
La buena amistad tniene que estar por encima de sentimientos confusos, celos intolerantes, etc...
Bonito blog, un saludito !

Alba -

Me ha dado envidia jejeje... la verdad es que la vida a veces nos distacia de personas que queremos por circunstancias, pero cuando el cariño es sincero, se aguanta, se espera... y te llevan a ver ese parque ;)

Un beso

Su -

Claro que si, claro que merecen la pena esos momentos superespeciales.

Un beso Fiore, no sé porqué, pero me alegro mucho por ti, por que hayas pasado una buena tarde con él.

Low Rita -

Eso de confundir amistad con amor, suele pasar a menudo. Y la verdad, es que no hay mejor novio que un buen amigo. Qué es el amor sino una sólida amistad con momentos eróticos? (esto lo leí en la puerta de un baño, y me gustó! :-)

Me alegro que hayas disfrutado de una tarde soleada, en una tarde lluviosa...

ELRAYAn -

Un caso de que lo mejor siempre está por llegar. Quiero conocer ese parque, algo me dice que tengo que ir allí. Has descrito muchas veces lugares y compañías (super bien, me encanta eso de tí) y ahora me ha llamado este lugar. Sabes que un concierto tb puede ser un buen momento. Hay muchos matices, muchas historias y muchos sucesos por suceder aún. ABRAZOS.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres