Blogia
The World of Pikifiore

Cerrando cajas de años pasados

Cerrando cajas de años pasados

A veces no me doy cuenta de lo deprisa que pasa el tiempo, y cuando echo un vistazo al calendario de los días pasados, o revuelvo las agendas llenas de anotaciones de meses atrás, me sacude un calambrazo, como hoy.

Las reformas en el edificio en que trabajo, nos obligan a hacer una mudanza forzosa de una planta a otra, ahora veré los edificios de la calle desde arriba, y estaré más cerca del cielo y las ramas de los árboles. Los trastos más voluminosos, ordenadores, fotocopiadoras, mesas, sillas y demás muebles de oficina ya descansan en un amplio despacho tres plantas más arriba, pero aún queda por vaciar los cajones. Y en ello estoy.

Parece mentira la cantidad de cosas que van almacenándose sin que seamos conscientes. Y claro, me he percatado de que ya llevo aquí aproximadamente cuatro años, y eso es mucho tiempo. Una se adapta al lugar en el que pasa sus días, y aunque sólo se trata de un pequeño despacho sin apenas iluminación, le tengo cariño, porque aquí fue donde me reencontré con Toni en un tiempo en el que yo ya no creía en nada.

Mi pequeño despacho me recuerda a aquellas tardes en que hacía turnos intensivos y él se acercaba desde el suyo para ofrecerme un café malo de la máquina, o cuando nos hacíamos los encontradizos por el pasillo camino a la fuente del agua, o cuando pasaba a recogerme para irnos hacia el metro.

Cuando aún no éramos nada, pero ya lo habíamos sido todo.

Nunca dejaré de estar sorprendida por el azar, que hizo que dos personas que en su día se separaron, volvieran a encontrarse en uno de los cientos, cientos, y cientos de edificios que invaden esta enorme ciudad. Y tuvieran que trabajar bajo el mismo techo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

16 comentarios

Bego -

Que bonito és que el mundo sea un pañuelo :)

Manuel (Cedric) -

Hace mucho que no das señales de vida. Espero que te encuentres bien. Ya nos dirás algo.

Un besote desde Valencia.

Mon -

Aterrizo, en cuanto me ponga al día te digo.

Besazo.

Manuel (Cedric) -

Caprichos del Destino, aunque en esta ocasión fuese para bien. Y que dure...

Un besote desde Valencia.

Caotica -

Hola, pasate http://caoticaamnesica.blogspot.com/ y deja tu opinión. Y muévelo por los blogs que visites por fa ;)

Ezne -

No me gusta creer en las casualidades por muy mágicas que sean, prefiero pensar que tienen un por qué ;)

Ayss acumular cosas.... yo también sé un rato de eso! Pero hay que ir deshaciendose de lo que no se usa, porque tiene que entrar lo nuevo!

Muaaaaaaaaaaa

ELRAYAn -

como decía nadwja:

yo aún estoy esperando la casualidad de mi vida.

MUA BONITA

Sophie -

Ufff,cuando hice mi Primera Gran Mudanza me entró de todo por el cuerpo ante tantas cosas. Mi madre me pedía que me desprendiera de unas cuantas pero ¿cómo voy a tirar ese peluche que guardo con cariño porque me lo regaló una persona importante para mí?¿Cómo voy a tirar ese lapicero que me regaló fulanito? Eso sí, en la última mudanza juré vivir con lo menos posible y por ahora lo cumplo xD

simplementeyo -

Pues a mí tb me cuesta deshacerme de cosas pero a veces es bueno, es una terapia.Por cierto si el destino os volvió a unir sería por algo. Besos

Ika -

Así es el destino... y por más que queramos siemrpe vamos acumulando cosas,. Grandes, pequeñas.... eso no importa, todas las guardamos por alguna razón. Lo bueno es saber deshacerse de las que ya no nos aportan nada bueno y dejar paso a otras mejores!

Un besote

Cora -

Si es que la vida da unas vueltas tremendas, y nunca se sabe quién va a aparecer (o reaparecer) en el momento menos pensado...

Y lo de las mudanzas es la leche, me pasa como a Nina, cada vez que me mudo juro que para la próxima voy a comprar sólo lo imprescindible y voy a aprender a tirar lo que no use... (bueno, de esta vez en parte lo estoy cumpliendo, sólo tengo cuatro platos y seis vasos,jejeje!Eso sí, libros, revistas, chorraditas varias en plan velas aromáticas o quemadores de incienso y ropa que apenas uso tengo a puñados,jeje! (aunque al menos algunos jerseys y camisetas que me han quedado grandes se los ha apropiado mi madre, así que voy ganando espacio..)

nina -

Hay cosas que simplemente tienen que ser :)

Uf, vaya si se acumulan cosas. En mis cuatro años en Pueblo de Cabras he ido llenando cajas de cosas y, cada vez que toca mudanza, me prometo no volver a comprarme ni un cenicero.

Besosss

acoolgirl -

A eso se le llama destino :)

A mi me pasa igual, no hacemos demasiado rápido a los sitios y los llenamos de nuestras cosas enseguida. En mi último trabajo estuve sólo 6 meses y me vine con una bolsa llena de cosas mías que estaban allí...

Un besitooo

coletas -

el destino...no queda otra...
y ya verás como en una semana ya has almacenado cienes y cienes de trastos en tu nuevo despacho :-)

sega -

Hasta la cosa más inexpresiva, y a la hora de deshacerse de ella, a veces cuesta.

A veces, es señal de que seguimos. Otras, sin embargo, vivimos en pasado, añorándolo.

Seguro que el cambio viene a bien, ya verás. Dentro de no mucho nos contarás que todo te va genial en tu renovado espacio.

Besos.

Susana -

Yo estoy convencida de que las cosas suceden por una razón y en el momento oportuno. Espero que estés cómoda en tu nuevo despacho. Un beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres