Blogia
The World of Pikifiore

Nunca dejemos de soñar

Nunca dejemos de soñar

Había noches en que sus pies y su alma se rendían de cansancio y tristeza, pero el sueño le reparaba la esperanza, y al día siguiente volvía a perfumarse y a empezar de nuevo. Aunque su razón a veces la llevaba a dudar, un presentimiento le insistía en que él seguía vivo. De todas formas, pensaba que ya no tenía nada que perder. Aquel tiempo de búsqueda no era un tiempo perdido, era la medicina que la hacía mantenerse con vida.

A pesar de querer a su hija con delirio, nunca quiso comentarle lo que estaba haciendo. Le daba vergüenza que se enterara de que su vieja madre, de ochenta años, aún soñaba con amar. No sabía en qué momento llegaba el día en que al anciano se le prohibía veladamente sentir amor carnal. Los abuelos terminaban siendo dadores de experiencias, los cuidadores de nietos, los escuchadores de hijos, los remendadores de calcetines e intercesores de salidas. “Los viejos se hacen invisibles al amor, son repudiados al placer de soñar”, había pensado una tarde en el parque. A ella le había pasado viendo a sus abuelos; parecía que la edad les hubiera robado el alma. Los viejos sólo tenían fotos y leyendas pasadas de tiempo y moda; era imposible imaginar que unos labios cuarteados y desteñidos hubieran besado nunca con pasión de fruta madura.

Cada mañana mientras se observaba y descubría en su geografía de arrugas un nuevo río, Soledad sentía que su alma no tenía tiempo. Ahora podía entender lo que de joven no entendía: que sólo se envejece en los espejos, que el espíritu es libre de volar alto por encima de la vida; que el verdadero amor no tiene edad ni muerte.

Después de dos meses de búsqueda infructuosa y noches desoladas, cuando le quedaban por visitar los últimos Dolguts del listín, ella tuvo un sueño. Soño que lo encontraba. Ella volvía a tener catorce años y corría por la playa pisando carcajadas de mar, bañándose de besos. Que él venía a abrazarla en volandas llevando alas en los pies que los elevaban del mundo y de las piedras. En su vuelo de amor, observaba a su hija que se quedaba en tierra, pero de repente el rostro de ella ya no era el suyo, era el de su madre, que gritaba que volviera, que le ordenaba a voces bajarse de las nubes. Ella no le hacía caso, volaba alto atravesando el cielo.

 

Ese día supo con la certeza de un sueño, que lo encontraría.

El penúltimo sueño, Angela Becerra

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

Leyre -

Magnífico.
Un beso.
Pásate si quieres

simplementeyo -

Pues sí los sueños es algo q nadie nos puede robar.. Me encantó, gracias por compartirlo con nosotros. Besos

Manuel -

El amor no debe tener edad, ni ser restringido por nadie, por el mero hecho de que pueda ser vivido por personas maduras y/o ancianas.
Si se es útil para las cosas de la casa, para ayudar en la familia, se es también útil para seguir amando, sobre todo si hay problemas de soledad...

Un saludito desde Valencia.

P.D. A ver cuando escribes, y me cuentas cómo van las cosas por ahí.

Igrein -

...

Pues a mi me ha dado mucha penita... pobrecita abuela... espero que algún día lo encuentre.

Un besín.

acoolgirl -

Precioso.

Es verdad, muchas veces creemos que los mayores ya no sienten como sentimos nosotros... Cómo estamos de equivocados!!

Un besoteee

nina -

Ese libro me lo recomendó un alumno. Viniendo de un adolescente, la verdad, nunca me apeteció leerlo. Creo que ahora me lo apunto a la larga lista de cosas que me quedan por leer :)

Un besito

Susana -

Qué bonito. Me hace gracia porque a veces parece que los jóvenes pensáis que los de mediana edad como yo ya no sabemos lo que es la pasión. El espíritu siempre es joven. Un beso.

Sega -

Bárbaro!!! me encantó!!! lo leeré un par de veces. Gracias!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres