Blogia
The World of Pikifiore

La enfermedad del olvido

La enfermedad del olvido “ Pasan diez, veinte, treinta segundos y sigo mirándola, sin perder un detalle, recordando el momento que acabamos de compartir. Pero ella no me devuelve la mirada, y su lucha contra los enemigos invisibles me atormenta.Me siento en el borde de la cama, con la espalda dolorida y recojo el cuaderno llorando. Allie no se da cuenta. Lo comprendo, pues está fuera de sí.Un par de hojas caen al suelo y me agacho para recogerlas. Estoy cansado, así que permanezco sentado, lejos de mi esposa. Y cuando las enfermeras entran en la habitación, se encuentran con que deben consolar a dos personas: una mujer temblorosa, acechada por los demonios de su mente, y una viejo que la ama más que a su propia vida, llorando silenciosamente en un rincón, con la cara entre las manos.”(Nicholas Sparks, El cuaderno de Noah)  

Dicen que el primer beso no se olvida, dicen que con él, los recuerdos del primer amor, ese cosquilleo, esos nervios y las risitas que lo acompañan.

Dicen que el día de una boda, se graba a fuego en los recuerdos, la expresión de los seres queridos mientras los novios hacen promesas eternas, la ilusión de una vida que compartir.

Dicen que la llegada del primer hijo cambia la vida, que otro tipo de amor, un amor profundo, invade lo profundo del alma, que se convierte en guardiana de sus balbuceos, sus primeros pasos, su despertar, su crecimiento.

La búsqueda de un trabajo en tiempos donde no alcanzaba para alimentar a los suyos, la marcha de su hogar, de sus tierras para buscar un futuro con más posibilidades. Una nueva vida lejos de los suyos. Las alegrías, las penas, la salud, la enfermedad...Toda una vida.

Ella no recuerda nada de eso, su mente se dejó de funcionar, y le hizo una mala jugada: borró sus recuerdos, aniquiló sus vivencias. Le llenó de vacío.

Como vacía está su mirada cuando le hablo y le cuento cómo me va, aun sabiendo que no llegará a entenderlo y que no me preguntará por mis evoluciones, porque no sabe quién soy.

Mi abuela ha sido valiente, luchadora y decidida, ha sido divertida, bondadosa y terca. Ha sido humana. Pero ella no lo sabe. No sabe que un día no muy lejano reía con mi hermano y se enfadaba cariñosamente con mi abuelo porque nos daba chucherías a escondidas. No sabe que hace doce años le regalé una foto muy especial que siempre besaba antes de dormir. No sabe que nos ayudaba con las redacciones del colegio porque aunque ella no hubiera ido a la escuela “tenía mucho que decir”. No sabe que hoy es su cumpleaños, y no entiende porqué unos desconocidos le han comprado una tarta de fresa y le han cantado. No lo sabe, pero ha sonreído.

Y su mirada no me ha parecido tan vacía...     
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Sara -

Puff, siento que estes viviendo eso. Creo que no somos capaces de hacernos una idea parecida de lo que es eso. sólo sé que me ha gustado un montón el texto, me has puesto los pelos de punta.

Un besazo, mucha suerte y mycha paciencia.

lanobil -

conmovedora historia, yo también pase por algo similar, ella seguro que percibe tu amor.
El poema es mío, al menos no he leído hasta ahora otro parecido, que no quita que lo haya, me encanta que te guste. Un saludo.

Su -

Aunque no lo sepa, tiene una suerte increible de contar con una familia como la que tiene. Y estoy segura, que esa sonrisa, estaba llena de sentimiento y de agradecimiento hacia esos desconocidos que le llevaban tarta.

Me encanta el diario de Noah...

Un abrazo

estrella fugaz -

Es muy duro vivir algo así, para la persona y para los que la quieren.
La verdad es que la idea de acabar perdiendo la memoria me resulta insoportable, pero da lo mismo, si algún día me toca nadie me va a dar a elegir...

Elena -

Que sepas que es la primera vez que lloro leyendo un post.

Elena -

Supongo que no era tu intención.. pero.. he llorado.

Un beso muy fuerte a tu abuela de mi parte. Y para tí también.

Alba -

Se me ha quedado el nudo en la garganta...

No sé muy bien que decir, me has dejado sin palabras... jo..

Menos mal que tiene una nieta como tú, que le escribe post preciosos que no leerá pero que hace que quienes las seguimos nos quedemos con las lágrimas en los ojos y con ganas de poder transmitir ese abrazo -virtual-

Un super abrazo preciosa

HELL -

Me parece una de las enfermedades más crueles que hay en el mundo. Privar a alguien de sus recuerdos es privarle de su vida, es cómo no haber vivido, y lo más preciado que tenemos en esta vida es el recuerdo, las cosas que hemos disfrutado y amado, las cosas de las que nos hemos reido y las que nos han dolida,de las que hemos aprendido... En fin, dadle todo vuestro amor a tu abuela. La vida es así. Me has hecho asomar las lágrimas.
Besos

Mar de Luna -

Es muy duro cuando alguien a quien quieres tanto se va apagando poco a poco y que lo que queda de el no es ni la mitad de la mitad de lo que fue no hace tanto tiempo. ahora lo único que podéis hacer es quererla mucho y demostrarselo en cada momento, estoy segura que eso lo recibe con muchisima intensidad.
Un besazo.

susana -

Lo siento, la vida a veces es un poco cruel. Pero yo quiero creer como Sega que, aunque parezca que no se da cuenta de nada, esas muestras de cariño de alguna manera consiguen llegar a su alma. Un beso

Sega -

Quiérela. Quiérela mucho.

Ella no se acordará ya por esa maldita enfermedad, nada de su pasado, pero si reconocerá como suyas las muestras de afecto y cariño -tu afecto, tu cariño-.

Dale muchos besos y abrazos -y de mi parte le das dos- y dile que la quieres. Da igual sus recuerdos, que más da, pero se merece sentirse querida. Que no pare de sonreir.

Besos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres