Blogia
The World of Pikifiore

La primera cena navideña

La primera cena navideña

De nuevo por estas fechas aparecen otros clásicos de las fiestas: las cenas de Navidad, ya sea de trabajo o con amigos. Yo comencé la veda ayer, y en breve tendré dos más.

Desde hace un mes es casi imposible encontrar mesa libre en ningún restaurante. A nosotros casi siempre nos pilla el toro, y por eso tuve la cena un día tan poco llamativo como un lunes, aunque bueno, en estos días casi da igual, salgas el día que salgas, siempre encontrarás gente. Ayer parecía cualquier día excepto lunes, tal estaba el centro.

Me gustan esas cenas porque tengo la oportunidad de  reencontrarme con gente a la que de ordinario no veo.

Ayer la cena era con mis antiguos compañeros de trabajo, que se caracterizó, por suerte, por la total ausencia de jefes, uf, si ya me parece difícil compartir mesa con un jefe, más me lo parece con un ex jefe. Claro, yo me fui porque el trabajo no me llenaba y encontré otra cosa, así que restregarle en la cara que ahora que le he perdido de vista estoy mejor, pues como que no.

Pero fue una cena muy agradable. Tenía muchas ganas de ver a mis antiguos compañeros, porque aunque ahora tengo un trabajillo un poco más estable, no tengo unos compañeros como ellos, porque con ellos he compartido muchas cosas, ya no sólo laborales sino personales.

Me dieron la oportunidad de ir a bodas y nacimientos,y otros acontecimientos cruciales, vivieron el principio de mi historia con Zak (sí, su nombre para el blog), y ahora han visto también el final.
Lo pasé bien. Reí recordando anécdotas y comentando viejas historias. No lamento haber dejado el trabajo, lamento haberlos dejado a ellos.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

kamala -

Qué bonito, eso está bien. yo la tuve ayer con mis amigos de la Universidad, pero me ha dado rabia no ir a la que habían organizado los compañeros del colegio. El año pasado me encontré con gente que hacía 10 años que no veía (increíble) y fue muy bonito ver cómo habíamos cambiado, y comprobar que nos conocíamos.

Un beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Su -

Yo soy más bien como Toño, odio la hipocresía de algunos compañeros de trabajo. No suelo participar de sus fiestecitas y sus salidas fuera de la hora del trabajo, pero también te reconozco que en cada curro que tengo siempre conecto con una o dos personas. Por esas pocas personas es por lo que luego me da cosa dejar el trabajo, pero por lo demás... yo también estoy encantada de perder de vista ciertas actitudes.

Un beso, ¿qué tal vas? hoy te noto más animada, y me alegro :-D

monocamy -

A mí me pasaba exactamente lo contrario. No interaccionaba con mis compañeros de trabajo, no me gustaba su hipocresía. Hacían piscolabis todos los viernes a los que jamás asistía.

Alguna vez me amonestaron dicienedo que era importante que acudiera a esas "reuniones de hermandad". "Lo siento, no entra dentro de las funciones asignadas a mi puesto de trabajo", respondía la oveja negra de yo. :P

Me resultaba lamentable abrir la puerta de un despacho del cuartel general del ejército del aire y encontrarme una mesa de la administración llena de canapés, vinillo, pinchos, patatas fritas y coca cola, mientras la gente dejaba de lado provisionalmente las puñaladas por la espalda para compartir copa. Pfff...

Y lo más triste es que, mientras todo esto ocurría, en un lugar lejano recogían los restos de un aparato estrellado, llamado Yakolev. En cuanto pude me largué de aquel antro apestoso.

Y no echo de menos a nadie wowwww!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres