Blogia
The World of Pikifiore

Esperando el autobús

Esperando el autobús La cola del siguiente autobús era larga, en la parada, los intermitentes anunciaban que el vehículo se iba a poner ya en marcha. El chico llegó corriendo, me llamó la atención su traje, demasiado pequeño para un cuerpo tan grande. Fueron décimas de segundo, me miró durante un instante, igual que yo a él, y entonces retrocedí muchos años, y le ví soplando las velas de una tarta, le ví montando en bici y prestándome balones. Luego le ví meterse en un coche cargado de maletas.Y ya no ví más.

Enseguida le reconocí.Por la expresión de sus ojos, supe que él también. Diecisiete años no son suficientes para cambiar tanto los rasgos.No nos dijimos nada, absolutamente nada. Seguí leyendo mi libro, él subió al autobús y me dirigió una última mirada rápida antes de que el conductor arrancara. Y se fue.

Era mi primo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

ELRAYAn -

Tenemos un error importante en nuestras relaciones con los demás: no por conocer una persona muchos años, han de existir lazos firmes entre ambos. Puedes llevar conociendo a una persona 2 meses y que te aporte mucho más que a una que conoces desde hace 20 años.

El concepto "mis amigos de siempre" muchas veces es un cheque en blanco para dejar que te hagan daño de manera impune.


MUAKS!!

Luna -

Es la tercera vez que leo tu post y no sé qué decir. Estoy con Alba,es demasiado triste, aunque a todos nos ha pasado, ¿no?

Un beso

pilar -

bueno,me encanta tu blog, definitivamente.
si t aptece entra en el mio
esta en enfemenino.com
solo entra el blogs y pon mi nombre piluky80
No todos los dias me encuentro con alguien q me recuerde tanto a mi...

Sara -

Yo siempre digo: Los amigos los eliges tú, la familia te la imponen...

Un besazo.

Alba -

Vaya casualidad. Que extraño, a mi me da tristeza esas cosas...

Un besito

susana -

Yo también tengo primos a los que no veo hace años. Sin embargo, yo lo hubiera saludado. Todo lo que podía pasar es que no me reconocieran. Un beso.

Gala -

Me he encontrado en la misma situación con ex compañeros de clase... y es extraño.
El que un día fuéramos "algo" no me basta para acercarme a ellos y soltarles un hola...
No sé...muy raro chica..
Besitos guapa!!

Manuel -

Coincido con Elena en lo raras que pueden ser a veces las relaciones humanas, producto directo de lo complicada que es la naturaleza de esos animales racionales que se supone que somos.

A mi, con familiares, no me ha sucedido nunca lo que a ti, aunque a veces sí con personas con quienes tuve cierta amistad. Curiosamente, cuando me encuentro con viejos compañeros de estudios, me suele suceder algo curioso: Mi mente retrocede vertiginosamente a aquella época, y por unos momentos creo haber vuelto a ella, sin querer reconocer el implacable paso del tiempo...

Un besote desde Valencia.

ira -

si en 17 años no fue tu primo, no veo porque comportarse como si ahora lo fuerais, creo que no era necesario un saludo aunque él fijo que pensó lo mismo. es una pena, yo algo parecido tengo en la familia y por una proxima boda voy a reunirme con muchos familiares con quien no hablo desde hae 18 años, incluido un abuelo. supongo que me sentiré como tu.

Etiam -

Mmmm, yo también me he encontrado en tu caso, pero no con familiares. Se hace bastante raro, pero se da bastante. Qué casualidad, chiquilla, ¿qué hubiera pasado si le hubieras dicho hola? :)

Elena -

Sé que quieres decir.. Es raro no hablar con alguien que has crecido, y que supone que deberías hablar, ¿no?..

En fin. Cosas como esta demuestra que las relaciones humanas son raras. Pero todos tenemos algún caso de estos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres