Blogia
The World of Pikifiore

Sueños y realidades

Sueños y realidades

Hoy me he despertado inquieta y con la cara mojada, he sabido entonces que lloraba en mi sueño. Ya quedaba poco para levantarme y no he sido capaz de volver a dormir. No recordaba exactamente los hechos, pero sí sabía que tenía que ver con Toni, otra vez. Me ocurre a menudo. Si las cosas van bien en mi vida real, los males se me presentan en forma de sueños.

Si hace un año alguien me hubiera dicho que a estas alturas de agosto llevaría ya casi cuatro meses con Toni, probablemente me hubiera reido en su cara, pero así es. Es real y me siento feliz, y a medida que crece esa felicidad, crecen los miedos. Tras cinco largos años de encuentros y desencuentros por fin estamos juntos, y cada vez que pienso en la posibilidad de perderle, una angustia se adueña de mi estómago.

Tras tomar un café he cogido mi coche hasta la parada del autobús, demasiado temprano para que las calles tuvieran luces, demasiado vacío todo, es lo que tiene vivir tan lejos, madrugo demasiado. Me asusta la parada porque está en medio de la nada y las malas hierbas crecen junto al poste indicativo, rebeldes. Agobiada aún por mi sueño, empiezo a tener malos pensamientos ¿y si le ha pasado algo y esto es un aviso?, pienso en llamarle pero me contengo, son las 6 de la mañana, y sería yo la que le asustara si le suena el móvil tan pronto.

Y entonces, como de la nada, aparece. Allí está, bajo el poste que indica el número de bus. Me asalta una risa nerviosa y él me mira como si estuviera chiflada. “Sólo quería darte una sorpresa”…Y me siento ridícula por mis sueños y afortunada por mi realidad.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

Sega -

Bueno, y ahora que ya viste que la realidad es bonita, debes aprender a desbloquear y liberar esos miedos y hacerlos desaparecer, no hay motivos para tales cosas, y si para disfrutar al 100% de esa relación. Al principio, es normal la incertidumbre -que no los miedos- pero poco a poco uno va diluyendo con muestras de cariño y felicidad esa incertidumbre y da paso a la alegría y la tranquilidad.

Además, vaya detallazo, plantarse allí para verte. Dale muchos besos y disfruta de él, y olvídate de esos sueños, más bien ríete tu de eso, porque jamás pasará.

Besos.

Sara -

Deaj los miedos para otros, que por lo que se lee, debe ser un tío encantador y majísimo. disfrútale, pero sin miedos, que éstos te harán hacer cosas que no quieras...

Elena -

Te entiendo perfectamente, porque yo con Calamaro estoy tan bien que me da miedo.. pienso continuamente: esto no puede ser, esto no puede ser... no puede ser que yo tenga tanta suerte! pero mira, pueda ser o no, disfrutemoslo mientras lo tengamos!!

Mar de Luna -

Es normal que te sientas asi y mas si has luchado tanto para que esta relacion tirara adelante. Tu tranquila que ya veras como todo sale bien :)
Besitos!

susana -

Yo creo que la felicidad duele. Cuando todo va bien es cuando más miedo tienes de perderlo.

Cora -

En uno de mis bares habituales tienen un cartel que pone: "bonita noche, verás como viene algún gilipollas y la jode". E igual se me pegó el optimismo de leerla cada fin de semana pero me pasa algo parecido, siempre que llevo una racha muy buena, me pongo nerviosa porque pienso: "tanta suerte no es normal, algo va a pasar que lo mande todo a la mierda". De hecho, creo que alguna vez he llegado a sabotearme, en plan "casi mejor estropeo yo las cosas, y así ya lo veo venir y no me pilla de sorpresa".

De todas formas, está bien tener una sorpresa agradable a tiempo para paliar tus miedos. Y mira, si ya has tenido cinco años de desencuentros y de planes chafados, igual ahora llegó el momento de que todo te vaya bien, una especie de recompensa kármica. (es que estoy enganchada a "me llamo earl",jeje). Besos!

estrella fugaz -

Me ha encantado la situación. Yo a veces también tengo una sensación de que va a pasar algo con mis parejas, y también a veces me encuentro con sorpresas parecidas.

hELL -

Me pasa exactamente lo mismo, cuando quiero algo con mucha fuerza más miedos me asaltan. TIenes suerte de que tu realidad sea un alivio a tus pesadillas.
Besos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres