Blogia
The World of Pikifiore

Shhh...siete secretos

Shhh...siete secretos Tras mis primeras vacaciones (las segundas están por llegar en breve), recojo el testigo que en su momento me pasó Estrella, así que trataré de hurgar un poquillo en mi interior y contaros algún secretillo. Alguno no es un secreto propiamente dicho, pero tampoco es algo que vaya contando a gritos por ahí.

A ver…mis siete secretos:

1. Este blog mismamente. Nadie de mi entorno conoce su existencia, aunque en algunas ocasiones he estado a punto de contárselo a alguien de quien no hable demasiado.

2. Tengo muy pocos secretos propios, pero soy depositaria de los secretos de los demás, algo que en muchos momentos llega a agobiarme. Sé cosas de las personas más cercanas que nadie más sabe y que he jurado no contar. Pueden contarme lo que sea siempre y cuando no se trate de algo que afecte de manera negativa a otra persona querida, de ese modo me pondrían en un compromiso

3. Soy terriblemente hipocondríaca, hasta el punto de llegar a creerme enferma notando todos los síntomas. A veces me entra un miedo irracional al mundo en general y me paso días llorando como una magdalena y con la cama como único lugar seguro.

4. A pesar de haber estudiado en un colegio de monjas, me estoy empezando a plantear muchas de las cosas que en su momento eran acogidas como verdades impepinables y que aceptábamos a pies juntillas. A día de hoy a veces me cuesta recordar la letra de las oraciones que repetíamos mañana tras mañana hasta la saciedad.

Sin embargo, muchas veces siento el deseo irrefrenable de entrar en una iglesia y rezar, y quedarme en calma.

5. Tuve una historia loca con un chico al que todos consideraban prácticamente un delincuente en potencia y al que sólo yo veía su lado “bueno”, digamos. Lo que de manera oficial, fue algo pasajero que no llegaba al año, se extendió realmente en el tiempo durante tres, pero nunca lo dije porque todos me trataban de masoca.

6. Tiendo a hacer una montaña de un grano de arena, de tal manera que a veces me desbordo y acabo agobiadísima y con una ansiedad que nadie comprende puesto que no les he contado cual es el origen del “drama”. A veces,cosas tan tontas que yo misma me sorprendo con el tiempo.

7. Me gustaría poder soltar mi lengua desde hace unos días. Algo planea sobre mi cabeza y me cuesta dormir bien, pero me lo estoy tragando yo solita. Sé, que como otras veces, esto también se irá.

Y esto es todo, cedo el testigo a quien lo quiera recoger. ¡Animaos alguno! 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Etiam -

Coincido contigo totalmente en el pecado 6, el de hacer una montaña de un grano de azúcar, y en el 2, guardar los secretos de los demás. Hipocondríaca no soy para nada,más bien al revés, paso mucho de los "avisos" de mi cuerpo hasta que éste protesta vigorosamente.
Tragarse solita las cosas no siempre es bueno, chiquilla, por algún lado puedes terminar petando de puro estrés;espero que se te pase pronto ;)
Un beshito

ELRAYAn -

Yo tb soy un ansias y hago una montaña de un grano, es inevitable. En cambio en lo de la iglesia ya no coincidimos tanto, jejeeje. Un abrazo.

estrella fugaz -

muy bien, veo que por fin los has hecho :p
Cumplo 1, 2 y 3, y el 4 desde hace muchísimo, no es algo que me esté pasando recientemente.
Un beso, me alegro de que hayas vuelto, por la blogosfera, que no de tus vacacionescon lo bien que seguro que estabas por ahí.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres